Entradas

El Préstamo de DIOS

Imagen
Un día Dios me hizo un préstamo. Yo lo acepté e inmediatamente adquirí un inmenso compromiso con Él. Fue un préstamo a largo plazo. Durante mucho tiempo no tuve que preocuparme de la fatídica fecha de devolución. Me enfrasqué con mucho esfuerzo, gran dedicación, permanente constancia y fuerte motivación en hacer una buena tarea. Mi propósito era devolver el préstamo en mejores condiciones de las que lo recibí, puesto que sin duda alguna, para eso me fue prestado. Para eso y para disfrutar, para querer hasta el infinito y para aprender a cuidar. Para ello me esforcé mucho y puse verdadero empeño en cada detalle por pequeño que fuera. Prioricé este proyecto sobre muchas otras cosas de mi vida. Mi préstamo fue evolucionando con los años, creciendo y moldeándose según las directrices que consideré oportunas en cada momento. Unas más acertadas que otras, por supuesto. No es fácil dar forma a unos seres con vida propia. Hace un tiempo ya, he caído en la cuenta de que ha llegado el momento de pres…

Final de Etapa

Imagen
Se acabó esta etapa. Ha empezado una nueva temporada de mi vida con muchos capítulos por ver y vivir. La maternidad como yo la entiendo, ha terminado. Me he negado mucho tiempo a darme cuenta, he luchado contra ese fantasma que en el fondo de mi alma ya venía diciéndome que las cosas estaban cambiando. Y he sufrido mucho. Simplemente me cogió desprevenida, no estaba preparada. Mi expectativa chocó cual lo hacen las olas contra el malecón y se desparramó por completo. Soy madre de dos maravillosas chicas y nunca me imaginé que a la primera que tendría que soltar sería a mi pequeña princesa. Me tocó muy pronto, cuando no era más que una niña entrando en la adolescencia. La segunda, según mi criterio, la he soltado coincidiendo con lo esperado.

Siempre he estado convencida de la gran ventaja de decidir ser mamá a temprana edad. Siempre he defendido que lo haría una y otra vez, que lo haría mil veces más.

Razoné con aquellos que pensaban contrariamente a mí, afirmando que la maternidad a tempran…

Preocupaciones

Imagen
Resulta que me comporto como una ingenua preocupándome por todo, por cómo se sienten mis hijas, por cómo encajan los acontecimientos derivados de mala relación existente entre su padre y yo, por la soledad que sufre mi padre, por los problemas de mi madre, por la lejanía demi hermana mayor, por la situación económica de todos los miembros de mi familia, por lo que vendrá, por lo que pueda pasar, por el futuro de la empresa donde trabajo, por si mis compañeros de trabajo cumplen con sus obligaciones laborales, por mi salud, por el bienestar de mi pareja, por el futuro de los míos y el mío propio. Incluso por la situación política tan crispada y disparatada que estamos viviendo. Preocupándome por no saber más, por no llegar a todo. Dicen que la solución existe y que todo tiene remedio. Algunas veces las cosas pueden cambiar. Y es que a veces deben cambiar. Hacemos de nuestras vidas un galimatías de preocupaciones y problemas. Nos centramos en eso, en resolver día a día todos aquellos pro…

El día de la Madre

Imagen
Se acerca el día de la madre y siento mi maternidad a flor de piel.
Yo soy mujer pero sobretodo y ante muchas cosas, soy madre.
Aunque no pueda ejercer la maternidad tal y como yo la entiendo. Soy madre aunque me sienta apartada por una hija. Soy madre aunque no cocine para ellas, aunque no me llamen. Soy madre a pesar del tiempo que hace que no hablo con mis dos hijas a la vez, a pesar de no poder aconsejarlas, muy a pesar de unas dramáticas circunstancias que provocan el rechazo de una de mis hijas a aceptar a su madre tal y como es. ¿Y sabéis porque soy tan "madre"?
Porque des del primer mes de embarazo mi vida cambió por y para ellas. Porque me entregué en cuerpo y en alma a ellas. Porque las enseñe a crecer. Porque aprendimos juntas a convivir, a compartir y a respetar. Porque siempre estuvimos las tres juntas. Porque todo lo hicimos juntas. Porque las considero un gran tesoro del cual yo he formado parte. Porque sin dudarlo, escucharme bien, sin dudarlo daría mi vida por ella…

Generaciones pasadas

Hoy he sabido cosas de mis abuelos y bisabuelos que desconocía. Nunca había tenido la inquietud o la necesidad de preguntar por ellos, por sus vidas. Precisamente le he preguntado a mi padre, con el que tristemente y desde hace muchos años, no me siento en sintonía. Con el que me peleo bravamente, al que critico dura y ferozmente, el que me parte el corazón por verlo solo, viejo y débil. Pues bien, hoy le he preguntado por sus padres y abuelos. No sé exactamente porqué pero el resultado ha sido fabuloso. Me felicito por haberlo hecho puesto que se ha creado un nexo de unión entre ambos, donde no competimos por tener la razón, donde no hay discrepancia de opiniones, es decir, un espacio genial donde mi padre puede ser el protagonista sin sentirme yo herida por su imposición de opiniones, por su mente cerrada. Me ha hablado de cómo se conocieron sus padres, o sea, mis abuelos Fulgencio y Maria del Carmen. Resulta que a él le tocó hacer el servicio militar en Marruecos y cuando regresó a su …

Relfexiones generales

Imagen
Hace ya más de un año que escribo este blog, aunque mi primer post date de mayo de 2017, en realidad mis primeras entradas fueron redactadas tiempo atrás. Cuando repaso las lecturas me doy cuenta hasta qué punto mi estado de ánimo se deja ver en ellas. Algunos escritos solo quieren explicar al mundo mi situación, mi rasgo de personalidad, mi mejoría o deterioro de salud, mi situación; otros son un fuerte grito al viento, a la vida, un grito ahogado, doloroso, un grito contra la injusticia, contra la imposición…un grito que grita por encontrar una solución. Escribir me sirve de terapia, me sirve para poner palabras a aquellas sensaciones y sentimientos que me rondan por dentro, de arriba abajo, de un lado a otro, desconcertados, como exigiendo ser reconocidos. También me ayuda a identificar mi gran miedo de mis miedos secundarios, aquellos que atemorizan menos, es decir, a clasificarlos y a ver su grado de importancia. El otro día os hablaba del legado…pues también son parte de mi legado a…

Mi Casa

Imagen
Mi casa. Mi hogar. Mejor dicho, la casa donde he vivido durante 14 años. Donde he criado a mis hijas, donde he vivido muchas situaciones. Y aunque la tónica fuera, la incomodidad, la infelicidad y la soledad, ayer vi como otras personas estaban dentro de ella y me estremecí. Sentí que profanaban mi espacio, es curioso. Eran unos albañiles que entraban y salían, estaban haciendo las separaciones entre las dos casas, la de mis padres y la que fue mi casa. Separaban el jardín, la terraza, el garaje, la bodega y la entrada a las viviendas. Ahora ya no veré mi palmera en el jardín, mi bonito olivo, mis hortensias ni mi precioso jazmín. El jardín queda partido en dos, como en origen debiera haber sido. Mi Casa bonita, has sido un buen lugar para criar a mis hijas, con tu jardín, tu espacio y sobre todo tu buhardilla. En ella, mis hijas tuvieron durante años la habitación que todo niño soñaría… estanterías llenas de juguetes, sofá, televisión, alfombra, cojines y hasta una tienda de campaña para…